Hoy quiero escribir mi carta a los Reyes Magos porque, aunque ya tengo unos años, nunca hay que abandonar la ilusión y la esperanza, pues son el motor que ayudan a empujar y a conseguir los sueños que cada uno tenemos.


Mi primer deseo es que los pacientes con diabetes dispongamos de la tecnología que tanto nos ayuda a controlar nuestra diabetes y que, por desgracia, aún son pocos los que la pueden disfrutar. Es necesario que la administración pública la vea como una inversión en la mejora de nuestra calidad de vida y también como una optimización de los costes sanitarios. 

Deben abandonar esa forma de gestionar el acceso a las tecnologías para la salud como un arma política que, según quién o cuándo se gobierna, la facilitan o no.

Mi segundo deseo es que se impulse la Estrategia en Diabetes del Sistema Nacional de Salud (SNS). Esto puede sonar lejano, como un asunto de despachos; pero si se trabajase sobre ese documento, se ayudaría a muchas personas y se conseguirían sacar muchas sonrisas.

Como tercer deseo para este año 2018, es que se eliminen definitivamente todas las formas de discriminación laboral que existen hacia las personas con diabetes. Cuánto trabajo, cuánto esfuerzo, cuántas reuniones y viajes le hemos dedicado a este tema y, ¡qué lento va todo! Por eso, estamos muy expectantes con la respuesta de la Secretaría de Estado de Función Pública a nuestra petición sustentada en argumentos médicos, clínicos y jurídicos, para acabar con la discriminación laboral en el acceso al empleo público. Esperamos que su respuesta llegue pronto y, por supuesto, sea favorable para las personas con diabetes.

Y mi cuarto y último deseo es que, en España, todos nuestros hijos tengan, en los colegios, profesionales sanitarios que puedan atender sus necesidades especiales, tanto si estas tienen que ver con la diabetes, como si son de otras patologías crónicas.

Estos son los deseos que, de verdad, necesitamos que se cumplan en FEDE, porque, lamentablemente, cada año que pasa los datos en diabetes son peores: cada vez es mayor el número de pacientes, las complicaciones derivadas de la diabetes y el gasto sanitario va creciendo sin parar. Y aunque sé que son peticiones muy complicadas y difíciles, también son muy justas y necesarias, de ahí que desde la Federación Española de Diabetes (FEDE) estemos trabajando muy duro en ello.

¡¡Felices Reyes Magos!! 


Andoni Lorenzo, presidente de la Federación Española de Diabetes (FEDE).