La diabetes tipo 2 puede originar complicaciones graves en la salud debido a los daños que los niveles elevados de glucosa en la sangre provocan en los órganos. Con el tratamiento adecuado y los cambios de estilo de vida recomendados, muchas personas con diabetes tipo 2 pueden prevenir o retrasar la aparición de complicaciones.
Como ya mencionamos en el artículo La prediabetes, silencioso aviso de la diabetes tipo 2 casi la tercera parte de las personas con diabetes tipo 2 desconoce que tiene la enfermedad. Muchas personas descubren que la tienen cuando se enfrentan a problemas como la visión borrosa, problemas del corazón o cualquier otra de las complicaciones derivadas de la diabetes tipo 2. No controladas, las complicaciones de la diabetes tipo 2 pueden afectar considerablemente a la calidad de vida de las personas que la padecen.
En la diabetes tipo 2 el cuerpo de una persona no produce suficiente insulina o la insulina no se asimila eficientemente, por esta razón la glucosa se acumula en la sangre y se produce la hiperglucemia que diagnostica la diabetes tipo 2.
Estos niveles altos de glucosa en sangre pueden afectar al corazón y los vasos sanguíneos, los ojos, los riñones y los nervios, así como enfermedades periodontal. Las personas con diabetes también pueden desarrollar infecciones y problemas en la piel. De ahí la importancia de un adecuado control de los niveles de glucosa en sangre para las personas con diabetes tipo 2.

¿Cuáles son las complicaciones más frecuentes de la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2 puede originar complicaciones graves en tu salud. Además de la muerte, la diabetes conlleva complicaciones muy graves que afectan a la calidad de vida de las personas: ceguera, infarto cardíaco, derrame cerebral, insuficiencia renal o amputaciones parciales.

Enfermedades cardiovasculares:

Las personas con diabetes tienen un riesgo más alto de tener un derrame o ataque al corazón. Los niveles altos de glucosa en sangre pueden afectar al corazón y los vasos sanguíneos. Según la Asociación Americana de Diabetes (American Diabetes Association) 2 de cada 3 personas con diabetes mueren de enfermedades del corazón o derrame cerebral, también llamado enfermedad cardiovascular.
Hay una estrecha relación entre diabetes, enfermedades del corazón y derrames. Mantener tensión arterial, colesterol y niveles de glucosa en sangre bajo control disminuirá el riesgo de enfermedades vasculares o enfermedades del corazón.

Complicaciones en los ojos (retinopatía diabética):

Aunque las personas con diabetes tienen un alto riesgo de desarrollar enfermedades oculares (retinopatías), como disminución de visión o ceguera, no todas llegan a tener complicaciones serias en los ojos. Las principales causas de retinopatía son los altos niveles de glucosa en sagre, la presión arterial alta y el colesterol alto. La retinopatía puede tratarse mediante controles regulares de los ojos y manteniendo la glucosa bajo control.

Complicaciones en la piel:

Los problemas en la piel suelen ser el primer indicio de que la persona tiene diabetes tipo 2. Estas afecciones se pueden prevenir o tratar si se detectan a tiempo. Algunos trastornos de la piel que suelen ser comunes en personas con diabetes suelen ser infecciones provocadas por bacterias:
       Orzuelos (infecciones de las glándulas del párpado).
       Forúnculos.
       Foliculitis (infección de los folículos del pelo).
       Carbuncos (infecciones más profundas de la piel y el tejido debajo de esta).
       Infecciones alrededor de las uñas.
También se pueden presentar infecciones micóticas o con hongos y picazón causada por la mala circulación y que usualmente se presenta en las partes inferiores de las piernas.
Otros problemas de piel que se presentan solamente en personas con diabetes: dermopatía diabética, necrobiosis lipoídica diabética, ampollas diabéticas y xantomatosis eruptiva.

Enfermedades renales (nefropatía):

La enfermedad renal está causada por daños en los pequeños vasos sanguíneos (capilares) que hacen que los riñones actúen como filtros limpiando la sangre. Un alto nivel de glucosa en sangre hace que los riñones trabajen más filtrando demasiada sangre. Cuando este sistema de filtrado deja de funcionar bien, los riñones son menos eficientes o incluso pueden llegar a fallar por completo, causando nefropatía.

Neuropatía diabética (enfermedades nerviosas):

La diabetes puede causar daños en el sistema nervioso de todo el cuerpo cuando la glucosa en sangre y la presión arterial son demasiado altas. Las lesiones en los nervios pueden provocar dolor, hormigueo y pérdida de sensibilidad, afectando a las extremidades, especialmente a los pies. Las personas con diabetes deben examinarse regularmente los pies para prevenir estos daños y complicaciones mayores que puedan llevar a infecciones graves y posibles amputaciones.

En la prevención de la diabetes tipo 2 una alimentación saludable y la práctica habitual de ejercicio son fundamentales. Conocer por un lado, las alarmantes cifras de la incidencia de la diabetes tipo 2 a nivel mundial, y por el otro, los efectos que esta patología provocan en el organismo – con la consiguiente pérdida de calidad de vida que esto puede suponer – es vital para concienciar a la población de que un cambio de hábitos es necesario para evitar el desarrollo de la diabetes tipo 2 y sus complicaciones.