En el desarrollo y evolución de la diabetes tipo 2 los estilos de vida juegan un papel fundamental. El sedentarismo y la mala alimentación están provocando un aumento de su incidencia y su aparición en edades cada vez más tempranas. Para prevenir la diabetes tipo 2 la primera pregunta que debemos nos debemos plantear es, ¿qué puedo cambiar?

Un estilo de vida saludable es vital para prevenir o retrasar el desarrollo de la diabetes tipo 2. Como afirma el Dr. Francisco Maestro en esta entrevista, “la incidencia (de la diabetes tipo 2) es mayor porque nuestra alimentación y estilo de vida no es adecuado”. ¿Y cuál es el estilo de vida adecuado para prevenir la diabetes tipo 2? ¿Qué debemos cambiar?

“Cambios activos de estilo de vida - enfocados a la pérdida de peso - como son la adopción de un patrón de alimentación saludable (dieta mediterránea) y la práctica de actividad física son la clave para la prevención de la diabetes tipo 2”.


Los dos puntos clave donde debemos incidir para prevenir la diabetes tipo 2 son la alimentación y la actividad física (pero no te asustes, un ejercicio tan sencillo como caminar es suficiente para mantenernos activos):

Alimentación saludable

El Método del Plato es la herramienta que necesitamos para alimentarnos de forma saludable. Verduras, frutas, cereales integrales y proteínas conforman este plato de la alimentación saludable. ¿En qué medida? La siguiente imagen proporciona de manera muy gráfica las proporciones de cada elemento en nuestro plato:

Como ves, es una guía clara, sencilla y muy visual que - trasladada a nuestro menú diario - nos ayuda a incorporar a nuestra alimentación los nutrientes necesarios y lo que es más importante, desplazar de nuestra dieta alimentos no saludables. Por ello, esta guía hace especial hincapié en tomar agua como bebida principal (es la bebida más saludable para mantenernos hidratados) y en la elección de aceites y grasas saludables para en nuestras preparaciones.

Actividad física moderada

El ejercicio ayuda a controlar la glucemia, por lo que la práctica de una actividad física de manera regular es fundamental para prevenir la diabetes tipo 2 y evitar sus complicaciones en las personas que han desarrollado esta patología.

Cuando hablamos de actividad física diaria nos referimos a encontrar esos hábitos que podemos cambiar en nuestra rutina para ser más activos. ¿Podemos caminar media hora al día? ¿Subir escaleras en lugar de coger el ascensor? Hacer cortos desplazamientos caminando o en bici o pequeños gestos como subir las escaleras en de utilizar el ascensor marcan la diferencia entre una vida sedentaria y un estilo de vida activo y saludable.



Tomar medidas es clave para evitar el desarrollo de la diabetes tipo 2, especialmente en las personas con predisposición genética a desarrollarla. Motivación y perseverancia son dos ingredientes necesarios para tomar estas medidas, DIABETESprevent (test de riesgo genético, pulsera de actividad y app móvil) te motiva a realizar ejercicio físico y te ayuda con pautas de alimentación para prevenir la diabetes tipo 2.